Acreditación de centros:
Nº 17 Sección 2ªicass - Nº39/C222

Beneficios de la Risoterapia y su implantación

En toda residencia para la tercera edad existen una serie de programas terapéuticos encaminados a mejorar la relación del anciano con su entorno, estimular su capacidad cognitiva o simplemente aumentar su satisfacción personal. Hoy vamos a conocer un tipo de terapia cada vez más utilizada, no sólo en personas mayores, sino también en individuos de todas las edades.  En las siguientes líneas conoceremos los beneficios de la risoterapia y su implantación en residencias geriátricas.

Cuando hablamos de risoterapia nos referimos a una serie de técnicas englobadas en una disciplina grupal que prepara a las personas física y emocionalmente para la risa. Los beneficios que produce en la salud son incontables, además de trabajar otros aspectos importantes como la autoestima, la autoconfianza o la satisfacción personal. Por eso podemos decir que nos encontramos ante una de las terapias más completas que existen hoy en día.

Uno de los colectivos a los que más puede ayudar esta disciplina es al de las personas mayores. ¿Por qué? Pues porque al llegar a ciertas edades la personas van perdiendo la alegría, el optimismo, encerrándose en sí mismas. El deterioro del estado físico se acompaña de un estado depresivo, al que si no se le pone remedio, irá en aumento con la edad, llegando a un momento en el que se pierda toda ilusión por la vida, haciendo que el anciano se deje llevar.

La risoterapia consigue cambiar la forma de pensar de las personas, de negativa a positiva, gracias al desarrollo de la alegría, el optimismo y el humor que actúan sobre su estado emocional. Esta terapia nos enseña a reir en los momentos difíciles o que más se necesita. Pero, aunque la risa tiene una serie de beneficios para nuestra salud, por sí sola no cura, por eso, en el tratamiento de enfermedades debe usarse como una terapia complementaria a la medicina tradicional.

En toda residencia geriátrica  son conscientes del poder reconstituyente que tiene la risa. Al reirnos participan todos los principales sistemas de nuestro organismo: muscular, nervioso, cardíaco y digestivo. Se incrementa el ritmo cardíaco, nuestro cuerpo se relaja, la presión sanguínea se normaliza, aumenta la capacidad pulmonar, respiramos mejor, se favorece la digestión y aumenta la producción de endorfinas que nos ayudan a aliviar el dolor.

Pero no son sólo físicos los beneficios que puede aportar la risoterapia. También abarca otros aspectos de tipo cognitivo y relacional. Hablamos de enseñar a las personas mayores a disfrutar de la vida, a comprobar lo importante que es pasarlo bien, a relativizar sus problemas, a reírse de sí mismos y aceptar sus defectos. Además, ayuda a mantener la atención a la vez que refuerza la memoria y la actitud de aprendizaje.

La implantación de la risoterapia dentro de las residencias geriátricas permite además, favorecer la integración del anciano  residente con su entorno y con otros residentes. El humor les ayuda a sentirse cercanos y próximos a los otros, favoreciendo la cohesión y la comunicación entre las personas, a la vez que reduce las defensas y los miedos.

Todos estos beneficios que puede llegar a aportar la risoterapia, hace que se presente como la técnica ideal para paliar todas esas complicaciones emocionales que acompañan al envejecimiento. Afrontar la vida con una actitud positiva mejorará el estado físico y mental del anciano y por tanto, su calidad de vida.

 

 




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. El instructivo lo encuentra enPolítica de cookies instructivo

ACEPTAR
Aviso de cookies