Acreditación de centros:
Nº 17 Sección 2ªicass - Nº39/C222

Consejos para un buen descanso de nuestros ancianos

En este segundo post os vamos a hablar de algo realmente importante para los ancianos como es el disfrutar de un buen y necesario descanso.

Te proponemos algunos consejos básicos para conseguirlo:

  • Ir a la cama cuando se esté adormeciendo, y no quedarse sentado medio dormido en una posición inadecuada, que pueda provocar dolores posteriores.
  • Mantener un plan regular a las horas de acostarse, llevando unos horarios fijos que repercutirán en  su salud y tranquilidad.
  • Limitar las siestas, a menos que sean un hábito que forme parte del plan diario.
  • Usar técnicas de relajación para favorecer el sueño.
  • No estresarse si no se puede dormir.
  • Utilizar ropa holgada y liviana para dormir.
  • Elevar la parte superior de la cama y añadir más almohadas si está más cómodo en esa posición.
  • Favorecer un ambiente sin ruidos, un entorno tranquilo, que les proporcione tranquilidad y seguridad.
  • Utilizar luz tenue y mantener el camino hacia el cuarto de baño libre de obstáculos, en los que pudiera tropezar.
  • Mantener una temperatura ambiente adecuada que favorezca el descanso, tener mantas disponibles y medias cortas no ajustadas.
  • Consumir hidratos de carbono o leche con moderación antes de acostarse.
  • Limitar el consumo de  alcohol,  cafeína, chocolate y  nicotina a partir del atardecer, ya ue pueden alterarles el sueño.
  • Disminuir el consumo de líquidos  dos a cuatro horas antes de acostarse.
  • Orinar antes de ir a la cama.
  • Consumir analgésicos 30 minutos antes de  acostarse para disminuir dolores en el caso de que estén indicados para esa persona.
  • Aplicar el tratamiento para controlar los síntomas de enfermedades crónicas de acuerdo al tratamiento dictado por su médico.
  • Revisar la medicación que se esté tomando por otras causas y preguntar al médico por posibles interacciones entre los medicamentos que puedan causar alteraciones en el sueño, cuando se presenten de manera habitual y recurrente.
  • Y cómo último recurso, utilizar somníferos siempre y cuando cuenten con la prescripción médica correspondiente.

anciano durmiendo




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. El instructivo lo encuentra enPolítica de cookies instructivo

ACEPTAR
Aviso de cookies